El plogging irrumpe en España para conseguir que los deportistas se sumen al voluntariado medioambiental. Esta nueva modalidad deportiva combina el cuidado personal del cuerpo con el cuidado del planeta y lo hace a través de la combinación de ejercicio y recogida de basura

Para practicar esta nueva modalidad sólo es necesario tener ropa de deporte y añadir una bolsa de basura y unos guantes al equipo para ser ploggers. Esta iniciativa surge en Estocolmo (Suecia) y se ha ido haciendo viral a través de las redes sociales. En algunos países, los grupos surgen de manera espontánea y en otros surgen de la mano de organizaciones que ponen un entrenador personal como acompañante de los deportistas.

El reto es sencillo: hacer deporte mientras se recoge la basura que los deportistas encuentran en el camino. Pueden ser parques, playas, montañas o la ciudad. . El término surge de la fusión de running y de la expresión sueca plocka upp, que significa recoger.

Al tiempo que se realiza la carrera, el deportista cada vez que se agacha hace otros ejercicios de cardio como las sentadillas, para recoger los desperdicios que se encuentra. La mayoría de grupos que lo practican una vez, repiten y suelen contar su experiencia a través de redes sociales como Instragram con el hastag #plogging y el lugar donde ese lleva a cabo.

La próxima frontera es que se sumen a este reto por el planeta los ciclistas o los deportes de agua con el fin de llegar más lejos con la limpieza de zonas como ríos, mares y montañas.

Se puede consultar más información acerca de los proyectos que hay en España a través del grupo de Facebook.