El voluntario corporativo se está implantando con más fuerza en nuestro país. Son muchas las empresas, especialmente las grandes compañías, las que apuestan por tener un programa de voluntariado corporativo que mejore su imagen e impacto social.

Inicialmente el voluntario corporativo se originó con el diseño de estrategias de Responsabilidad Social Corporativa (las conocidas como RSC) y poco a poco han ido vinculándose a proyectos de impacto en lugares próximos o comunidades en las que desarrollan su actividad comercial.

El fin último de este tipo de actividades es que los empleados se movilicen ante determinadas causas sociales dentro de un programa diseñado por su empresa y dentro del horario laboral.

Lanzarse no es suficiente: la importancia de definir un plan

  • Hacer un diseño estratégico: es importante definir el qué y para qué de las actividades, así como el número de personas que participarán en cada uno de los proyectos. Definir un Plan de Voluntariado y plan de comunicación integral para dar visibilidad a los proyectos a nivel interno y externo.
  • Hacer un plan de gestión: no es suficiente con poner en marcha acciones de voluntariado corporativo sino que además es imprescindible desarrollar acciones de seguimiento y llevar a cabo la gestión operativa. Esto hará que los proyectos puedan tener un carácter continuado y además evaluar el impacto social real. Organizar, coordinar, evaluar y poder presentar un Balance Anual que acredite y avale la labora de la empresa.
  • Definición de actividades de alto impacto: a nivel empresarial ninguna actividad estaría excluida del voluntariado corporativo, sin embargo, la experiencia demuestra que los planes serán más exitosos cuanto más próximos estén a los conocimientos profesionales de los/as empleados/as. Aprovechar o no el talento puede suponer el éxito o fracaso de las acciones.

Beneficios para los empleados/as

La experiencia dice que los/as empleados/as que entran a formar parte de un voluntariado corporativo mejoran su vinculación con la empresa y su grado de satisfacción con la misma. Con el fin de reforzar esta afirmación tomamos prestado el balance realizado por Fundación Telefónica que enumera los siguientes beneficios:

  • Flexibilidad en el desempeño de sus tareas.
  • Satisfacción profesional
  • Orgullo de pertenencia
  • Integración e innovación
  • Fortaleza, empatía y autoestima
  • Antiestres
  • Generación de nuevas redes
  • Empleabilidad y desarrollo personal

 Creemos que es importante que las personas interesadas en llevar a cabo acciones de voluntariado tengan en cuenta esta opción y presenten proyectos a sus empresas con el fin de poder mejorar su entorno de acción. Si trabajas como voluntario/a y crees que tu proyecto podría mejorar involucrando a más personas no dudes en hablar con la dirección de tu empresa para que lo valoren.

A los empresarios les decimos que consideramos importante estar en sintonía con sus trabajadores/as y por lo tanto con sus inquietudes personales y sociales. Los cambios son posibles y cuántas más personas se sumen a hacerlo posible más rápido llegarán las transformaciones.