La población mayor de 55 años va en aumento junto con la esperanza de vida que ronda los 20 años una vez superados los 65. A esto se suma una mejora en la salud de la población, además de la finalización de la vida laboral antes de la edad de jubilación. Todo este cóctel de circunstancias hace que exista un grupo de población en plenas facultades mentales y físicas que se encuentran desocupados.

La realización de un voluntariado cada vez se convierte en una opción más atractiva para los mayores de 55 años. Este tipo de actividades permiten mantener unas rutinas y compromisos con terceros igual que lo hacían en su trayectoria profesional. Al mismo tiempo, permite conocer otras realidades e iniciar procesos de aprendizaje. Por último, la actividad mejora su rendimiento físico y mental, y en muchos casos evita el aislamiento social que tanto preocupa en las grandes ciudades.

Para las organizaciones o asociaciones de acogida, estos perfiles son muy atractivos ya que ponen a disposición del voluntariado su experiencia vital y laboral, además de disponer de tiempos más flexibles que otros voluntarios/as que colaboran en las entidades.

Es tal la demanda, de los mayores de 55 años para hacer voluntariado que existen diferentes portales en internet especializados para estos perfiles. En ellos se pueden encontrar propuestas tanto a nivel local, nacional y en el extranjero. Cada persona puede definir el sector, los horarios y su disponibilidad para realizar las tareas a las que está dispuesto a comprometerse.

Es importante resaltar la necesidad de cuestionarse el qué, cuándo y dónde con el fin de ajustar mejor los procesos de selección a los que los/as voluntarios/as deben pasar. En el caso del voluntariado en el extranjero es necesario tener presentes los siguientes aspectos:

  • Conocimiento del idioma del país de destino o lengua vehicular para poder desarrollar el proyecto.
  • Tener la disponibilidad para viajar además de poder permanecer fuera tiempos más largos que permitan una experiencia más integral.
  • Disponer de ciertos recursos económicos que sufraguen algunos costes del voluntariado como billetes de avión, alojamiento o manutención.

Para los proyectos de voluntariado local es importante ser realista en cuanto a los tiempos disponibles, los conocimientos que se poseen, saber las tareas que se van a desempeñar para ver las capacidades y aptitudes de las que se disponen y cuáles es necesario aprender o mejorar. En estos momentos, los mayores de 55 años están presentes en proyectos de acompañamiento domiciliario, en hospitales y residencias de mayores; reparto y recogida de alimentos, asesorías o trabajos administrativos, proyectos medioambientales como huertos urbanos y otros ligados a colectivos en riesgo de exclusión social.

Si eres mayor de 55 años y quieres ser voluntario/a te dejamos una lista de páginas web donde encontrar diferentes tipos de propuestas (nos gustaría avisar que el siguiente listado es orientativo y somos conscientes de la existencia de otros y que alguno de estos podría dejar de funcionar en algún momento):

  • www.projects-abroad-la.org: oferta de proyectos internacionales y los costes del mismo que deben ser sufragados por los/as voluntarios/as.
  • www.ongvoluntariado.org: hacer voluntariado en Latinoamérica y en otros países internacionales.
  • www.voluntariadoconongs.com: voluntariado en diferentes países.
  • www.hacesfalta.org: para realizar voluntariado local, nacional o internacional en diferentes sectores. También publican ofertas de empleo del tercer sector.
  • Consultar las páginas web de ayuntamientos, comunidades autónomas y diputaciones donde se publican cursos y otras opciones de colaboración.

Si algo queda demostrado es que no hay edad para la solidaridad y la práctica del voluntariado como parte de la experiencia vital de una persona.